Cómo me gustaría tener una casa en la montaña!

Cómo me gustaría, una casa soñada, no al pie de la montaña, sino montada en ella casi como un detalle de la misma. Envidia tengo a sus ventanas, ojos que miran directamente al mar. El propietario es el único dueño de esos ojos, quien puede mirar a través de ellos. El mar se sonroja y le devuelve sus gentiles olas mediterráneas creando un paisaje casi perfecto. La paz y la tranquilidad reinan.

Esta entrada fue publicada en Fotografía y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s